Se elaboran en frío respetando los procesos tradicionales para conservar todas sus propiedades.

Se usan diferentes aceites vegetales vírgenes de primera presión (oliva, coco, almendras, sesamo, ricino, rosa mosqueta, germen de trigo, semillas de uva ), mantecas puras (karité, cacao, mango ), hidrolatos, oleatos o infusiones de diferentes plantas. Se añaden aceites esenciales puros procedentes de cultivos ecológicos (lavanda, albahaca, romero, canela, clavo, diferentes cítricos ), aromas cien por cien naturales (rosa, jazmín, vainilla, extractos de frutas ), colorantes naturales vegetales (canela en polvo, cacao, cúrcuma) y aditivos orgánicos (algas marinas, miel , avena, arcillas, extractos vegetales, ). No se emplean grasas animales ni minerales, ni ningún otro componente de origen sintético (parabenes, EDTA, propylen glycol, etc.) que provocan daños a la salud y son poco ecológicos.

El uso de los jabones naturales contribuye a mejorar el medio ambiente: la espuma que producen es biodegradable, a diferencia de los jabones y detergentes comunes que emplean sustancias sintéticas no degradables que van a parar a los ríos y fuentes de agua pura produciendo una gran contaminación.

El jabón se obtiene mediante la mezcla de una solución alcalina (hidróxido de sodio) y un ácido (aceites o mantecas vegetales). Se trabaja cuidadosamente y sin prisa batiendo lentamente la mezcla a mano hasta que espese. Se deja reposar hasta que se produce la saponificación. Cuando ha secado, se corta en trozos y se deja madurar 4 semanas antes de usarlo.

Elaboramos una gran variedad de jabones con diferentes propiedades (hidratantes, nutritivas, antisépticas, bactericidas, suavizantes ) y con distintas texturas y aromas.

Limpian y cuidan la piel y están indicados para mejorar cualquier afección (eccemas, dermatitis, resequedades ).  Son muy suaves y afines con la piel de niños y ancianos.

Para el cuidado diario de la piel, baño, ducha o tocador.

 

 

Jabones :